Galletas de maíz sin gluten

Si los panes sin gluten que compras por ahí tienen todo tipo de aditivos, qué os voy a contar de las galletas sin gluten. La mayoría llevan saborizantes y aditivos para que se asemejen a las recetas originales con harinas de trigo y son raras las que no añaden aceite de palma o similares. Ésta es una receta sencilla y muy resultona que nos permite preparar en poco tiempo unas pastas para té sabrosas y bastante más sanas.

Tortos de maíz

Si hay un plato que se ha puesto de moda en los últimos años en Asturias son los tortos de maíz. Es habitual encontrarlos en las cartas de las sidrerías y en las fiestas. Es un plato tradicional de la cocina asturiana que ha resurgido con fuerza por su simpleza y merece la pena probarlo. Admiten multitud de variantes, tanto dulces como saladas, y se puede hacer fácilmente en casa.

Pan sin gluten de harina de trigo sarraceno y mijo

Hace un año, a mi madre le detectaron una intolerancia al gluten que hizo que tuviera que cambiar algunas costumbres alimentarias. La más obvia es, sin duda, que ahora no puede comer pan de trigo, centeno o cebada, lo que en su caso supuso un cambio fundamentalmente a la hora del desayuno, que solía incluir una tostada con queso y miel. Así que comenzamos a hacer experimentos en casa para encontrar recetas de pan casero sin gluten que le permitiese seguir con una sana costumbre en el desayuno y no supusiese comprar panes caros, poco apetecibles y que en muchos casos están plagados de aditivos.

Hummus de garbanzos y aceitunas kalamata

Siguiendo con la cocina de inspiración siria, un plato que siempre es un acierto. El hummus está de moda, últimamente lo vemos en todas partes, en los supermercados, en las revistas, en los blogs de cocina… y es que es un plato fácil de preparar, sano y que gusta a todos. Permite un millón de variantes dependiendo de los ingredientes que uses pero la idea suele ser más o menos la misma. Esta versión es una de mis favoritas y de las más clásicas, de garbanzos y aceitunas de kalamata, todo un acierto.

Arayes de carne y queso

En casa nos encanta la comida siria, siempre que vamos a Madrid nos pasamos una tarde por alguna de las teterías del centro para comer o cenar tranquilamente y disfrutar de algunos de los platos que prepararan. Pero entre medias se echan de menos por las tierras norteñas, así que decidí experimentar para poder tenerlos en casa. Los arayes son una especie de quesadilla típica de las zonas de Líbano, Siria, Palestina… preparadas normalmente en la plancha. Tradicionalmente se preparan con panes de pita rellenos de carne especiada y quesos suaves. 

Pastelitos de manzana

Nunca he sido de ir a comer a las grandes cadenas de comida americana. Pero había una cosa que siempre me gustó tomar, los pasteles de manzana calientes que vendían. Me encantan los postres de manzana y este, con ese relleno casi cremoso y caliente me encantaba.

Todas las recetas que había visto siempre tiraban de pasteles con masas fritas en aceite que, en mi opinión, le quitan gracia al pastelito y además aportan calorías innecesarias.  Así que probé a hacerlos con hojaldre al horno y la verdad es que fue un éxito rotundo.

Tarta de chocolate

Ayer fue el cumple de mi hija y había que hacerle una tarta por todo lo alto para celebrarlo con sus amigas. Después de una semana oyéndola pedirme una tarta de chocolate, no podía escoger otro ingrediente y a mí esas tartas tan monas cubiertas de fondant me parecen muy bonitas para una foto pero después no me gustan demasiado. Buscando inspiración por pinterest vi un montón de tartas de chocolate decoradas con frutos rojos y me parecieron preciosas con esos colores rojos destacando sobre el chocolate oscuro así que me decidí y hay que decir que no salió nada mal.

Pastel de calabaza

Hoy es Samhain, la celebración del año nuevo celta que más tarde dio lugar a la fiesta que los irlandeses llevaron a Estados Unidos, esa que está tan de moda y que parece que los americanos han inventado y exportado al resto del mundo. El caso es que, ya que es una tradición nuestra, yo sigo prefiriendo preparar un gran banquete en honor a los difuntos para recordarlos en el día en el que el velo entre vivos y muertos es más fino (o al menos eso decían los celtas) y disfrutar de la celebración con los amigos.
El festín suele contar con un buen asado de cerdo, vino especiado o hidromiel y otros manjares propios de las fechas otoñales como puede ser la calabaza. Y qué mejor manera de comer calabaza que en forma de pastel, uno ligero y fácil de cocinar que siempre triunfa.

Magdalenas de plátano y chocolate

Plátano y chocolate, una mezcla que no falla jamás. Un dulce fácil de preparar con el que se puede quedar bien en una merienda o un desayuno y que suele gustar a todos.

Donuts al horno

Mi madre siempre ha sido reacia a la bollería industrial, hasta el punto que creo que el primer donut que probé debió de ser con 15 años y pagado por mí. No es algo que me parezca mal en sí mismo, todas los aditivos y grasas que les meten a los bollos que compras ya preparados dan miedo; pero hay que decir que hoy en día hacer que un niño se críe sin tomar ningún dulce de ese estilo es una pelea difícil. Así que, dado que ahora soy yo la que tiene el difícil papel de madre dictadora que prohibe las cosas buenas, quizás no estaría de más poder hacer alguna de esas en casa para que pueda disfrutar de ellas de vez en cuando y de una manera un poquitín más sana. Si quitamos la parte del bollo frito y del aceite de palma, este bollo es una merienda bastante más saludable. Aún me queda probar a cambiar la mantequilla por aceite de oliva para hacerlo mejor, pero eso para otra ocasión.