Bollos preñaos con picadillo

en
INGREDIENTES:
  • 475gr de harina de fuerza
  • 230 ml de agua tibia
  • 1 Huevo
  • 25 gr de levadura fresca o un sobre de levadura de panadero
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • Picadillo de chorizo asturiano
  • Sal
  • Pimienta

Si hay una cosa que tiene Asturias es que todo se celebra comiendo y no hay mejor celebración que las espichas, esas comidas al aire libre con mucha sidra, empanadas, bollos preñaos, huevos duros (los que no sois asturianos me miraréis raro leyendo esto, pero es así)... Los bollos preñaos son uno de esos platos maravillosos de la cocina asturiana, perfectos para llevar al campo, de excursión o lo que se precie. Un bocadillo siempre jugoso que aguanta varios días en su punto.

Elaboración

En un bol, ponemos el agua tibia con la cucharada de aceite. Añadimos la levadura desmenuzada y removemos bien para que se deshaga y se mezcle con el agua y el aceite.

Batimos el huevo en otro recipiente y lo añadimos la mezcla que teníamos de antes con el agua, la levadura y el aceite. Removemos bien. Añadimos una pizca de pimienta negra molida.

Poco a poco vamos incorporando poco a poco la harina con la sal. Amasamos primero con una cuchara y después, cuando la masa sea más manejable, la pasamos a una superficie enharinada y la trabajamos con las manos durante 15 minutos. Si vemos que la masa está demasiado pegajosa podemos añadirle más harina.

Hacemos una bola con la masa y la metemos en un bol tapado con film transparente. Lo dejamos reposar durante 1 hora y media, más o menos.

Una vez haya doblado su volumen, volveremos a amasar un poco para quitarle el aire que pueda tener la masa. Dividimos la masa según la cantidad de bollos que queramos hacer y el tamaño de los chorizos. Yo prefiero hacer bollos más pequeños, con una cucharadita y media de picadillo por bollo. Con esta tamaño nos saldrán unos 12 a 16 bollos.

Amasamos cada una de las porciones y la estiramos un poco con el rodillo de cocina. Situamos el picadillo encima y lo rodeamos con la masa para cerrarla a su alrededor.

Colocamos los bollos en una bandeja del horno cubierta con papel de hornear. Los tapamos con un paño y los dejamos reposar unos 45 minutos.

Pasado el segundo reposo, metemos los bollos al horno durante unos 25-30 minutos a 220º, hasta que estén dorados por fuera.

Consejos

Los bollos se pueden conservar varios días en un recipiente cerrado en la nevera.

Para el relleno he escogido picadillo porque es jugoso y no requiere preparación previa, como pasa con los chorizos frescos que hay que preparar a la sidra primero; pero podemos jugar con otros rellenos que nos gusten más (queso Cabrales, crema de queso, panceta, bacon...), siempre teniendo en cuenta de que el ingrediente principal debe tener cierto contenido graso para que el pan lo absorba durante la cocción, permitiendo que la masa sea más jugosa y dure más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *