Pastel de calabaza

en

Ingredientes:

BASE
  • 160 gr de galletas digestive
  • 80 gr de mantequilla
  • 3 cucharadas de azucar moreno
RELLENO
  • 400 gr. de calabaza
  • 2 huevos
  • 400 ml. De leche evaporada
  • 130 gr. de azúcar moreno
  • Mezcla “Pumpkin Spice”, en su defecto:
    2 ctas de canela,
    1 cta de jengibre molido,
    1 pizca de nuez moscada,
    1 pizca de clavo molido,
    1 pizca de pimienta de Jamaica molida.
PARA DECORAR
  • Mermelada de albaricoque
  • Nata montada
  • Avellanas
  • Frambuesas, grosellas, moras…
  • Hojas de menta
  • Bombones de higos

Hoy es Samhain, la celebración del año nuevo celta que más tarde dio lugar a la fiesta que los irlandeses llevaron a Estados Unidos, esa que está tan de moda y que parece que los americanos han inventado y exportado al resto del mundo. El caso es que, ya que es una tradición nuestra, yo sigo prefiriendo preparar un gran banquete en honor a los difuntos para recordarlos en el día en el que el velo entre vivos y muertos es más fino (o al menos eso decían los celtas) y disfrutar de la celebración con los amigos.

El festín suele contar con un buen asado de cerdo, vino especiado o hidromiel y otros manjares propios de las fechas otoñales como puede ser la calabaza. Y qué mejor manera de comer calabaza que en forma de pastel, uno ligero y fácil de cocinar que siempre triunfa.

Elaboración

Trituramos las galletas con el robot de cocina, o si lo prefieres en una bolsa zip usando un rodillo de cocina, y las mezclamos con la mantequilla ligeramente derretida y el azúcar. 

Untamos de mantequilla un molde desmoldable. Echamos la mezcla de las galletas en el fondo y aplastamos hasta crear una base uniforme. Reservamos en la nevera. 

Pelamos la calabaza y retiramos las pepitas. Vamos a cocer la calabaza al papillote, para lo cual cogemos un buen trozo de papel de aluminio y colocamos encima los trozos de calabaza. Cerramos bien el papel por los cuatro extremos de forma que creemos un “sobre” que permita cocer la calabaza con su propio jugo. Introducimos el paquete al horno a 180-200º durante 10-15 minutos o hasta que se hinche el papel.

Una vez cocinada, trituramos la calabaza y la mezclamos con la leche evaporada, el azúcar y las especias. Al final añadimos los huevos poco a poco hasta que la mezcla quede uniforme.

Vertemos la mezcla sobre el molde con la base de galleta e introducimos en el horno durante unos 40 minutos a 180º, hasta que veamos que el centro de la tarta tiene consistencia.

Dejamos enfriar por completo y desmoldamos. Decora con nata, avellanas, menta... Para acompañar, podemos poner un poco de azúcar en una sartén, agregar frambuesas, grosellas, moras y unas hojas de menta. Mantenemos al fuego hasta que el azúcar se derrita y servimos junto a la tarta.

Consejo

Si lo prefieres, en vez de cocinar la calabaza al horno, puedes cocerla. El resultado será prácticamente el mismo. Sólo tienes que ponerla a cocer a fuego medio. No será necesario añadir mucha agua porque la calabaza tiene bastante.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *